Albarracín

Los primeros días de otoño empezaban a hacer su aparición, pero en mi Madrid, todavía teníamos coleteando el verano, “el de San Miguel”.  

Necesitaba salir, ir algún lugar al que no hubiera estado y que me apeteciera conocer, y que además pudiera estar en contacto con la naturaleza……. esta vez Albarracín

Tras unas horas de carretera, nos adentramos en la Sierra de Albarracín, descubriendo las primeras notas otoñales. Al termino de una curva, por la ventanilla, descubrí una majestuosa peña rodeada de arces que tornaban sus hojas en amarillo y rojizo. ¡Para, para……! 

Mis primeras fotografías de otoño. En el silencio del monte, se vio interrumpido por un sonido que en principio no fui capaz de asociar, suele pasar cuando eres una urbanita, ese sonido era la berrea de ciervos. Me sentí privilegiada el poder escuchar y disfrutar de esos momentos en un paraje excepcional.

Seguimos camino al pueblo de Albarracín. Pueblo medieval, construido sobre una peña y rodeado por el río Guadalaviar. Su encanto esta en sus calles estrechas y sinuosas que se extienden al pie de la muralla de su castillo, haciendo que te transporte a otros tiempos. Sus casa colgadas, en color rojizo, con entramado de madera, paredes curvas  y aleros que se tocan, piensas como es posible tanto equilibrio. Cada esquina, plazuela, calle, mirador……., hacen que disfrutes de cada segundo que estés en esta ciudad.

He disfrutado de un día especial, recorriendo sus calles. Volveré…..

La Torre de Doña Blanca es una torre cuadrada defensiva del s. XIII. Parece que su origen es árabe, está junto a la Iglesia de Santa María. Tiene una altura de 18 metros y gruesos muros.

Cuenta la leyenda… que cuando el hermano de la infanta de Aragón Doña Blanca subió al trono, le recomendaron a ésta huir de la cercanía de la mujer de su hermano que estaba celosa de su belleza y virtudes. Con una brillante comitiva fue hasta la ciudad de Albarracín que pertenecía al señor de Azagra, se hospedó en la torre que hoy lleva su nombre y nunca nadie la volvió a ver ni supo de ella. Su comitiva partió de nuevo a Aragón, pero sin la infanta. Dicen que Doña Blanca murió de melancolía y cuentan los del lugar, que las noches de luna llena, se la ve bajar de la torre con etéreos vestidos para bañarse en las aguas del río Guadalaviar. Es la sombra de Doña Blanca.

“Viajes y lugares.es”

 copaal_albarracin_00

copaal_albarracin_01

copaal_albarracin_02

copaal_albarracin_03

copaal_albarracin_04

copaal_albarracin_05

copaal_albarracin_06

copaal_albarracin_07

copaal_albarracin_08

copaal_albarracin_09

copaal_albarracin_10

copaal_albarracin_11

copaal_albarracin_12

copaal_albarracin_13

copaal_albarracin_14

copaal_albarracin_15

copaal_albarracin_16

Ayuntamiento de Albarracín

Camino del Cid_Albarracín

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.